y un domingo


Un sillón de esos que te hunden.
Unas piernas de esas que se estiran. Unos ojos de esos que se cierran Y un domingo. Tose de cara al sol. El perro le mordisquea el cuello. Un reloj de esos que no giran. Una voz de esas que te gritan Un horno de esos que te queman. Y un lunes. Corre desnudo por el patio. Usa los guantes mágicos.
Riky

1 comentario:

Anónimo dijo...

punto: un billón