Para Mercedes




"¿Temes alma que sólo la mirada
haga temblar los hilos tan delgados
que la sostienen sobre el tiempo
ahora, en este minuto, en que la luz
de la prima tarde
ha olvidado sus alas
en el amor del momento
o en el amor de sus propias dormidas criaturas:
las aguas, las orillas, las islas, las barrancas de humo lueñe?"
J.L.O.

mañana agua

Espero un río, el mar, la tormenta.
Como las plantas
su alimento.
Vivo cerca de ríos contaminados
donde solo florecen
techos rotos
por donde pasa
el agua.
El tiempo los nombra,
como el invierno
la primavera.
Yo soy ayer
yo soy mañana
yo soy del agua.

Y ahora las que sienten son las palabras.






Participación en la segunda edición impresa de Random Art Gallery : "Mañana Agua", junto con Norberto José MartinezLeandro Garcia PimentelOscar MaioMatias Otamendiy Alejandro Pedro Romero.

El pez

Para Akira

El movimiento contrario a sumergirse, sin ser expulsado.
Un segundo detenido, entre...quedar suspendido antes de entrar -sin
haber- aun  salido.
Ruego por la noche y todavía es mitad de día,
sentirse vientre, sentir espacio, sentir inmenso abrigo
Ruego por la noche pero aun clama el día.
Dormirse  cuando aun se es día, dormirse los soles
despertar en la noche para sumergirse al día.
Absorver los cielos, repetir los mares, creerse viento
-dormir los días- despertar las noches plagadas de profundidad,
dejar de saber si es océano o cielo. Dejar de comprender y suspenderse.
Suspender por un instante... todo es posible, incluso sumergirse cuando el universo nos expulsa para lanzarnos al día. Demora del vientre para comprender la noche.
Mercedes Osswald
PARA VISITAR:

 

tormentas

...y cuándo/y cómo/
pero el alma qué puede explicar/
por eso mi vecino tiene tormentas en la boca/
palabras que naufragan/
palabras que no saben que hay sol porque nacen y mueren la misma noche en que amó/
y dejan cartas en el pensamiento que él nunca escribirá/
como el silencio que hay entre dos rosas/
o como yo/
que escribo palabras para volver a mi vecino que mira la lluvia/
a la lluvia/
a mi corazón desterrado
J.G.

cabeza de cebolla, muñeco autorretrato

4º Convocatoria de Malditas Culebras
www.convocatoriamaldita.com.ar

ido en color

Temprano, como los domingos, la semana salió a caminar.
Llegó a la feria.
Los puestos ahí, lo vio.
Ido en color. Hora pico en sus cantos. Gramos de silencio en plumas.
Como un loro en su vientre lo llevó.
Pájaro, le dijo. No tengo jaula. Tengo pecera
Pues nada.
Aprendió.
A flotar.
La plancha.
Burbujea.
Cuando el mundo era perfecto.
El no había nacido.
Riky

perros


Perro que huye del polvo que muelen sus patas que cruzan el río a orillas zancadas por perros que huyen del agua que riegan del muelle a puntes vacíos de patas de perros que buscan consuelo en playas ajenas que nublan la costa a costa de micros que aplastan las patas de perros que vuelan siguiendo el rumbo de nunca empezar...
Riky

perro en bote

ocho tanzas atadas a mis dedos del pie
duermo al ladito del río
en cuanto alguna tire
rompo la tanza y me meto vestido
la carnada nada , la lombriz menos
eché sal y azúcar pero no remedio
sigo acá esperando aunque esté gris
llueve y vuelan peces justo sobre mí
con un mediomundo los podría atrapar
pez a la pecera, mariposa al mar
despierto perro en bote,
me acuesto pierdo el bote
me subo al perro con zancos
y me lleva al río
Riky

y un domingo


Un sillón de esos que te hunden.
Unas piernas de esas que se estiran. Unos ojos de esos que se cierran Y un domingo. Tose de cara al sol. El perro le mordisquea el cuello. Un reloj de esos que no giran. Una voz de esas que te gritan Un horno de esos que te queman. Y un lunes. Corre desnudo por el patio. Usa los guantes mágicos.
Riky

se fue a tomar sol


Nació gris. “No todo es blanco o negro”. Oscureció.
De sus patas crecieron piedras, ramas, arbustos que la elevaron como zapatos macizos. Observaba la ciudad desde su montaña en movimiento. El sol jugaba en su lomo.
Adentro los pasillos daban vueltas de escalinata a cuartos oscuros. Los pastores se esconden del rebaño perdido que juega a perderse. Abajo la montaña crece. El eco del tiempo no sopla, el viento hace tic tac. Duerme de pié. Hay palabras que no entiende por complicación pero repite una constantemente. Debe ser esa que cree entender pero piensa por dos y tiembla de sólo hacerlo por tres, aunque por cuatro cena a la hora del almuerzo. Quizás sea una oveja. Debe serlo. El mundo bajo su montaña se hunde en el mar que la alimenta.
Riky

ser un pajaro

A las 1000 grullas se me cumple 1 deseo...

reloj

un principio


Y entre aquel perro y este colectivo no se esconde nada.
Y entre ese cartel y el kiosco no se vende nada
Y entre aquel chofer y el timbre nadie baja.
Y entre aquella foto y mi cara no recuerdo nada.
Y sobre aquella mesa la soda no rebalsa.
Y pensás en cuando Dios y no te cebas ni para un mate.
Porque estas lavado.
Pero hay de poco un todo y lo exprimis con las ampollas del masaje capilar y las ves crecer en remolinos.
Riky

San Rogelio. Sandia, cerveza y bicicleta.

Mi abuelo. Santafecino, casi chaqueño (como Luciana).


Tierra Baldía
" ¿Cuáles son las raíces que prenden, qué ramas
Brotan de este cascajo? Hijo de hombre,
Tú no puedes decirlo, ni imaginarlo, pues sólo conoces
Un cúmulo de imágenes donde reverbera el sol.
El árbol seco no cobija, el grillo canta monocorde,
La estéril piedra no mana agua. Sólo
Hay sombra bajo esta roca roja.
(Ven a la sombra de esta roca roja),
Voy a enseñarte algo diferente
De tu sombra que marcha a largos pasos contigo en la mañana,
0 de tu sombra, irguiéndose al ocaso para ir a tu encuentro;
Voy a enseñarte lo que es el miedo en un puñado de polvo. "
T.S.E.

Aguafuertes del sur



Madrugaba: se encontró con el gato en medio del patio. / Las tejas: se arrimaban para escucharlos charlar. / Las camas: se inclinaban./ Las mesitas de luz: caían a montones por las ventanas./ Tiren los papeles al techo, gritaban una o dos voces coincidiendo en sueños./ Si volvés a llamar mañana sí, decían otras./ El gato: se sentó y alargó una pata.
El hombre: se arrodilló y sacó un rosario./ Rezaron hasta que el último rayo de luna les calentó las mangas. / Levantaron la vista: todo el barrio era una maza de agua y harina, nubes de plomo, lluvia de clavos./ Por suerte en aquel mundo los gatos tenían caparazones./ Por suerte para el hombre que murió viendo al gato tortuguear por la vida y adentrarse tan adentro que enredaba las uñas al afilarse./ Pidió 73 docenas de empanadas de humita, 84 pizzas de fugaza sin cebolla y el resto lo imaginó.
Riky